VOZ INTERIOR

Creer en ti, en tu intuición, sentir en las tripas que algo no vibra en tu frecuencia y entonces te preguntas; ¿seré yo que estoy sensible? , te ha pasado alguna vez?
Lo primero que se me viene a la cabeza es mi amiga Arantxi, mi sister, ella siempre me decía con sinceridad, con amor, si era yo, o si ciertamente alguna cosa no iba bien.
Quizás es que mis miedos etiquetan antes de dar una oportunidad, al fin y al cabo lo que ves fuera, está dentro, es decir, eso que no te gusta, está en ti.   

¿De qué manera podrías ver si no, en otra persona,  ese "algo" que te da mala espina, sin conocer cuál es la espina?

Carmeta respira , suelta y confía...

 

Si está en este momento en mi vida, forma parte de mi aprendizaje y es necesario para crecer, así que... Carmeta sé tú, con amor, empatía, respeto por el otro, pero tú, sin máscara, si hay verdad y aceptación, será bueno.

Carmeta respira, suelta y confía...

Como en lo más profundo de mí, la voz interior me habla y la escucho cada día, con más claridad, sigo atenta.    

Encuentro cosas que no me gustan y pienso, yo tampoco gusto aveces, no pasa nada, tampoco lo pretendo.

Descubro otras, que me decepcionan pero provablemente yo haya decepcionado a otros y siento la aceptación maravillosa de que soy así, transparente y si decepciono pues pido perdón si causé dolor.                               

A pesar de toda esa conversación conmigo misma, mi intuición me habla y me pongo más en guardia si cabe.

La relación se enfría, si es que alguna vez  llegó a calentarse, pero hubo momentos divertidos en los que pensé; Quizás si, quizás puedo sumarl@ a los dedos de la mano que cuentan a mis amig@s y realmente siento, que quiero que así sea, siempre es bueno sumar...

Carmeta respira, suelta y confía...

Hay vendedores de humo y de pócimas milagrosas que tienen la necesidad de ampliar su cartera, de falsos milagros, porque no confían en sus dones y en su propia verdad. Personas, que nunca superan el "síndrome del impostor" que muchos conocemos, esa sensación de que no sabes lo suficiente para ofrecer las terapias, las clases, los métodos o lo que sea a lo que te dediques, esa sensación que nos paraliza, sobre todo cuando empezamos, y que poco a poco va desapareciendo con la experiencia, ofreciendo lo mejor de ti mismo y sobre todo, con la honestidad.

Ahora ya lo sé, estoy segura, no soy yo.

Es el miedo del otro que viene a mostrarme el mío? Provablemente.

Su inseguridad viene a mostrarme la mía?  Tambien es provable,            
pero lo que no está en mí y eso es obvio, son las formas.

Ser honesto, pedir ayuda, hablar de tus inseguridades y  superarlas, ir de cara y expresar tus miedos, mostrar tu vulnerabilidad, te hace libre.

Jugar a la espiritualidad,  no es ser espiritual. jugar a ser, no es ser. 

El autoconvencimiento absurdo y egoista de que tejer una tela de araña que atrape lo que no es tuyo lo convierte en algo de tu propiedad para facilitarte la vida, cuando la realidad es que tejer es muy laborioso y necesita tiempo y energía, seguramente el mismo tiempo y la misma energía que costaría actuar desde la honestidad, el pedir ayuda, el ir de cara y así vibrar en otra frecuencia que no te separe de las buenas personas.

Desde la paz más profunda, la decepción se torna compasión, que no es, ni más ni menos, que la mayor expresión del amor. Te quiero, pero no a mi lado, te respeto, pero vive tu vida y gracias por tus enseñanzas.

Carmeta respira, suelta, confía y escucha tu voz interior...

Om Shanti 

 

LA FELICIDAD LA LLEVAMOS PUESTA

Te ha pasado alguna vez , que estás buscando las gafas pero no las encuentras, porque las llevas puestas?, pues algo así pasa con la felicidad.  (@Ankorinclan) 

Levamos puesta la felicidad, la tristeza, la alegría, la ira, la comprensión, el amor, la empatía, el egoismo, la bondad, la soledad, la magia, la creatividad, la fé, la esperanza.

Llevamos puesto el cielo y el infierno, llevamos puesto a Dios y al diablo, nos llevamos puestos a nosotros mismos y a todos nuestros ancestros.

Estamos llenos de todo y vacíos de nada.

Utilizar cada emoción, cada dón, cada regalo divino para aprender y mejorar como seres humanos, para ayudar, compartir y sentir que todo lo que llevamos puesto es totalmente necesario y nos ayuda a encontrar la paz interior.

Entonces, es cuando cambias la culpabilidad por la responsabilidad.

Om shanti 

 

NAMASTÉ, BIENVENID@S

Soy Carmeta, directora de YOGYYOGA D'Aro, y estoy encantada de que estés aquí, me siento agradecida y afortunada de que nos dediques tu atención y tu tiempo.

Te explico un poquito a qué dedico el mío mientras vivo mi aprendizaje en este cuerpo, este planeta y esta dimensión, en mi rueda del Samsara.

Soy una yoguini de corazón, me enamoré perdidamente de esta forma de vida y de entender el mundo que proporciona el estudio y la práctica del yoga y un día decidí dejarlo todo, cerrar mis negocios, vender mis propiedades, pagar mis deudas y empezar de nuevo...

Soy profesora de Hatha Yoga, Yoga aereo Unnata, yin yoga, yoga nidra y meditación y utilizo el Tarot como herramienta y terapia.

Enamorada del Budismo, estudiante de diferentes filosofas, religiones y escuelas de pensamiento como el Hinduismo, la Cábala, el Curso de Milagros, el Vedanta, el Ho'oponopono, y educada en el Cristianismo, tengo la absoluta certeza de que mi Alma, mi Purusha, el Yo Soy, da igual cómo lo llames, es mi esencia más pura.

Me dejo mover por las energías que nos rodean, las sincronías, las señales. Si estás aquí leyéndome, no es por casualidad, es la ley de causa y efecto, las leyes del Universo no fallan nunca.

ALMAS VIEJAS, MAESTROS DE VIDA

 

Personas que mueren y personas que nacen, la rueda en movimiento. Constantemente la vida se abre camino y vienen a este mundo a través de diferentes canales, porque eso somos nosotras, sus madres, sus canales de retorno.

Vienen para aprender su lección en la rueda del Samsara y cumplir su misión principal, aprender, saber quién son en realidad y ser felices.

Y hay personas que al nacer, aterrizan en un cuerpo que no sienten como suyo, son almas viejas que nacen con una identidad tan fuerte y arraigada a su ser, que en esta, su nueva vida, no son capaces de vivir una mentira, de vivir con una máscara perpetua, solo saben ser ellos mismos y reivindican con valentía: "yo soy".

Sí, así es, la misión de vida, tan buscada, tan estudiada; es muy sencilla, SER.

 

Se hacen talleres, cursos, se estudian carreras, se viven vidas enteras, se consulta a Gurús, magos, tarots, para al final darse cuenta y despertar a algo tan sencillo como esto, ser de verdad y ser feliz en cada momento que se pueda, ser auténtico, porque tu verdadera misión de vida es vivirla.

Disfrutar del momento más pequeño o el más grande, da igual, ¡¡disfrutarlos todos!! Y os preguntaréis, ¿eso cómo se hace?, ¿acaso no es bueno desear cosas?, tener sueños, aspirar a algo más, dejar una huella en este mundo, ser importante... ¡Claro que sí! Siempre y cuando por el camino seas feliz y tu meta no sea el único motivo para seguir adelante. El verdadero motivo para seguir adelante, es precisamente ése, seguir adelante y en el camino disfrutar y aprender.

No dejes que la meta te ponga una venda en los ojos y que sea lo único que puedas ver. Cada persona que se cruza en tu camino, cada animalito, cada palabra que dices u oyes, cada gesto, cada sonrisa, cada grito, cada acto, importan, a ti y a los que te rodean.                                                                                                                                    Cada pestañeo de tus ojos ocasiona una onda, imperceptible, a la que no das más importancia, sin saber que ese movimiento puede cambiar el universo entero de otro ser que esté cerca de ti en ese momento.                                                      

Puedes inspirar, dar fuerza, frenar, hacer recapacitar o simplemente calmar y ayudar, puedes hacer que las cosas cambien a tu alrededor, que las personas vibren de una forma concreta, que tu felicidad se contagie, que tu seguridad se transmita, que tu conocimiento se comparta y que tus acciones inspiren.                                                       

Tú que piensas que eres el último mono, nadie importante, un ser insignificante quizás, resulta que tienes un montón de satélites girando en tu órbita, resulta que si dejas de brillar, provocas un apagón en tu universo y todos los demás se quedan a oscuras, sin ti. Así de importante eres, así de importantes somos.

Naciste sabiendo quien eras, sin máscara, y lo has defendido por encima de todo, ya tienes algo que muchas personas no encuentran o ni siquiera buscan y que es esencial, ahora encuentra una meta para vivir el camino, disfrutarlo y aprenderlo, eres uno de los maestros que me acompaña en el mío.

ORGULLOSA DE TI,

WAHE GURU!!

 


UNOS CUANTOS MOTIVOS DE PESO PARA HACER YOGA REGULARMENTE

2- LA COLUMNA VERTEBRAL

La columna vertebral es la base estructural del cuerpo, tiene dos funciones primordiales:

Mecánica: Mantener y trasmitir el peso de la cabeza, extremidades superiores y tronco hacia las piernas, es decir, mantener el tronco erguido y articular los movimientos a través de las vértebras. Es el punto de anclaje de músculos y órganos 

Neurológica: Protegiendo la médula espinal y los nervios que la forman.

Todos los ejercicios de yoga favorecen la salud de la columna y por lo tanto la de todo el cuerpo ya que se haya conectado a ella a través del sistema nervioso.

Practicando yoga regularmente, las torsiones, flexiones y extensiones de columna son una verdadera medicina para nuestra espalda. A nivel muscular, flexibilizan, estiran y relajan, a nivel óseo, crean espacio entre las vértebras.                                                                           

Es maravilloso cambiar un ibuprofeno por una torsión, ¿no crees?  mantenerla unos minutos disfrutando el estiramiento y observando nuestro cuerpo; su respuesta, su reacción y a la vez escuchando como  nuestra mente habla, el tejido conectivo actúa...

Yogui Bhajan fue un yogui y maestro espiritual del estilo kundalini yoga: aseguraba que una columna vertebral flexible era el gran secreto de la juventud.

UNOS CUÁNTOS MOTIVOS DE PESO PARA HACER YOGA REGULARMENTE

1- FLEXIBILIDAD

Las tensiones emocionales se convierten en tensiones corporales, la mayoría de las patologías  más comunes, los dolores de espalda, lumbares, cervicales, migrañas y articulaciones entre otros, son a causa del estrés y la tensión.

La tensión hace que la energía no fluya correctamente y que la sangre no circule con facilidad, por lo que las toxinas se acumulan en nuestros músculos y huesos, sobre todo en las articulaciones.

En yoga utilizamos la respiración consciente, con posturas concretas, para que esas acumulaciones se disuelvan, recuperes tu flexibilidad natural y ganes en soltura y bienestar.

El yoga hace que al levantarte por la mañana te sientas flexible, ligera, despejada y que el día a día sea más llevadero, más tranquilo y armónico, el  trabajo cunde más y con menor esfuerzo. Esto te lleva a observar con más atención ya que tu mente está más tranquila, cuando no hay dolor ni estrés acumulado.

En el próximo Post: OTRO MOTIVO DE PESO; LA COLUMNA VERTEBRAL...



EL ESPEJO 

¿Qué vemos al mirarnos al espejo? También cabría preguntar: ¿vemos lo que somos?.   

La palabra persona proviene del griego "prósopon" que era la palabra que se utilizaba para nombrar las máscaras teatrales y también a quien las llevaba, sin distinción. Es curioso porque esto nos lleva a pensar: ¿cuántas máscaras utilizamos a lo largo de nuestra vida hasta formar nuestra personalidad? Y lo que es más importante: ¿cuántas de ellas adoptamos como propias y llevamos puestas casi sin darnos cuenta?

En una conversación con Carol, un ser maravilloso que apareció hace poco en mi vida y que agradezco al universo haberla puesto en mi camino, ella me decía: -Quiero saber realmente quién soy, cómo pienso, qué siento, quiero ir quitándome mis máscaras una a una hasta quedarme en mi esencia más pura. Me pareció tan maravilloso lo que dijo y a la vez tan difícil.

Vamos formando un personaje desde que tenemos uso de razón, queremos agradar a nuestros padres, a los amigos, a los novios, y vamos adoptando un rol hasta que llegamos a creer que eso es lo que verdaderamente somos.

Entonces ocurre que dejamos nuestra esencia atrás y vamos viviendo como se supone que debemos vivir, actuando como se supone que debemos actuar, hablando como se supone que debemos hablar, de acuerdo con la máscara que toque utilizar en cada momento de nuestras vidas, para así, cumplir con lo establecido y agradar a los demás.

¿Te imaginas poder quitarte las máscaras y quedarte desnuda o desnudo?

¿Te imaginas desde tu conocimiento adquirido en la vida, poder actuar desde tu ser más profundo, con total libertad y desde la neutralidad? Es decir, sin ánimo alguno de agradar o no, de ofender o no, desde el respeto al otro, pero sobe todo, el respeto a ti mismo?

Y además, ¿te imaginas que actuar desde tu verdad no te diera ningún miedo? Dicho llanamente ¿que te diera exactamente igual?, y la tranquilidad de sentir que esa o ese eres tú, sin máscaras, y que lo acepten o no, te importara un pimiento?

¿Te imaginas darte cuenta de que ha llegado el momento de dejarte en paz a ti mismo y simplemente, ser?

Respira, sé tú, deja que te amen por lo que eres y ama a los demás por lo que son, desde la aceptación más profunda de tu sombra y la suya, y siente la paz que eso te proporciona. Om shanti shanti Ommmmmmm.

Firmado:

Sat Nam.                                                                                                                                         

(verdad, identidad) o lo que es lo mismo: identidad verdadera.

 


LOS ENCUENTROS  y LA RUEDA DEL SAMSARA 

Cuando conocemos a alguien por primera vez saltan todas las alarmas, hacemos una radiografía general y nuestra mirada es como un escáner gigante que va dando pasadas barriendo cada zona y dividiendo a esa persona en finas rodajitas casi transparentes.

Prejuzgamos según el vestuario, el pelo, el tono de voz, la dicción, el acento, los gestos, la sonrisa o el rictus. De entrada ya hemos puesto la barrera protectora, pero todavía no la hemos electrificado, falta conocer algo sobre su modo de vida, trabajo, casa, coche, a que dedica el tiempo libre...

Mi madre dice una frase muy interesante "la veo venir de lejos" lo que significa: No me creo nada de lo que me estás mostrando, yo te veo por dentro y decido si te compro o no te compro, por mi propia intuición.

Algo parecido me pasa a mí, aunque con el tiempo he aprendido a dar oportunidades, es decir, te miro y " te veo venir " pero me da igual, porque espero a ver, ¿qué es lo que tengo que aprender de ti?, ¿por qué el universo te ha puesto en mi camino? y ¿qué parte de ti es la que más me llega?, positivo o negativo, da igual, para entonces buscarla en mi interior y sanarlo, y así ir por la vida más ligera y más confiada.

Cuando conocí a Arantxa en la academia de yoga no me pasó nada de eso, ella era la neutralidad personificada, y solo el hecho de tenerla cerca me daba tranquilidad. No la prejuzgué ni indagué, solo escuché, no le hice una radiografía porqué no era necesario, me pareció transparente. Ella va por la vida mostrando sus huesos. Acepta recibir lo que le llegue del universo y acepta dar y ayudar desde el corazón.

Salíamos de una cafetería en Barcelona, en el Born, un lugar encantador con calles antiguas y edificios modernistas, lleno de tiendecitas alternativas y cafeterías acogedoras. Habían hecho pan y la cafetería se llenó de humo, debían tener algún problema con la extracción, el caso es que cuando salimos me olí el pelo y la ropa y algo molesta le dije:

-¡Ostras olemos a humo Arantxi! Mi pelo limpio ahora huele a humo.

Y ella desde la más absoluta tranquilidad, aceptación y positividad del momento me dice:

-Pues yo huelo a boyito y me encanta, mmmmm, olemos a boyitos Carmeta.

Estoy convencida de que hay personas que ya hemos querido en otras vidas, a las que un vínculo muy fuerte unió y que tarde o temprano vuelven a reencontrarse porque sus energías se atraen sin remedio. Una de esas personas es mi AMIGA ARANTXA, la amo desde el primer momento, sin condición y estoy segura de que cuando volvamos a la rueda del Samsara, nos encontraremos de nuevo.

Algo parecido me pasó con lina, una persona que he conocido recientemente y he visto dos veces en mi vida, aunque estoy segura de que serán muchas más. Pero esa historia os la cuento otro día...


 ¿Estás en Yoga?

Durante mi etapa de academia tuve profesores de Yoga muy distintos, cada uno de ellos vivía su yoga de una forma particular y única y aunque la base era la misma, cada cual ponía su maravillosa energía y personalidad.

Mi Gurú Nita decía que no había que esconder la verdadera esencia de cada uno, ya que igualmente, tarde o temprano, la vas a mostrar. Lo que te hace ser único y diferente es precisamente eso, tu esencia.

Una de las muchas maravillas del yoga es ésa, reconciliarte con tu identidad más verdadera. Aprendí a ofrecer mis clases desde mi ser más auténtico, siendo yo en todo momento y dando lo mejor de mí desde el respeto al otro, la empatía y la aceptación.

 

Yoga es Unión de cuerpo y mente para encontrar el espíritu, el Purusha, el alma. Flexibilizamos el cuerpo a través de las ásanas para poder mantenernos cómodamente meditando y abrir la puerta que nos lleva hacia nosotros mismos.

No se trata de posturas imposibles dignas de un faquir ni un contorsionista del "Cirque du Soleil", pero si eres capaz de hacerlas es maravilloso, y si con ello te sientes en ti, en plenitud y armonía, estás en yoga.

No se trata de ponerte unos leggins espectaculares y bien apretados en un cuerpo 10 y sacarte fotos para Instagram, pero si te los pones y estás divina y eso te hace sentir maravillosa y plena, estás en yoga.

No se trata de hablar en voz baja, vestir de blanco y levitar en vez de andar,  aunque si eres capaz de hacerlo, y con eso te sientes en paz, estás en yoga.

Se trata de ti, de encontrarte con la postura, da igual cual, la más sencilla o la mas avanzada y el reto que supone hacerla, mantenerla y meditarla; observar qué sientes y qué emociones afloran cuando estás en ella. Cada cual con su anatomía, su ritmo, su edad, su cosa...

Se trata de que tal cual eres, eres un perfecto y maravilloso ser, intenta que la auto-exigencia, las expectativas y la inseguridad se queden fuera junto a tus zapatos cuando entres en clase, te ayudaré para que respires y fluyas a tu manera, a que te sientas bien en tu piel, porque tengo la seguridad de que todos estamos hechos del mismo polvo de estrellas.

Om shanti.


Regalos del universo.Gracias.

hola, se despertó el poeta

Miras a la vida con la sabiduría  

de quienes no se beben el último trago por si es el amargo.

De quienes no reservan mesa

porqué puede que a ésa hora ni tengan hambre, ni con quién ir .

De quienes guardan el secreto tan bien, que luego no saben dónde lo pusieron.

                                                                               

Hago mis clases, con la certeza de que puedo ayudar a mis alumnos a sentirse mejor, más tranquilos, en paz, más ligeros, esa seguridad la tengo porque ellos me hacen sentir a mí ligera, tranquila, en paz y mejor persona.

Recibir regalos como este, o que te digan: Gracias Carmeta, me ayudaste...

Es la mejor recompensa. Amo este trabajo.


Orbes, pura luz, pura mágia...

Hay lugares donde las energías se renuevan solo con mirarlos y admirarlos, donde te sientes en sintonía con la naturaleza, con la tuya propia que no es otra distinta que la de un arbol o una roca o una ola del mar.

Mi amiga Isabel y yo fuimos a uno de esos lugares, cala Jonca, en Sant Feliu de Guixols, ella pasaba un mal momento y se vino a casa unos días a descansar y pensar, cambiar de aires como se suele decir. Charlas, vinos, risas, llantos, largos paseos y mi rincón favorito.

Esa calita minúscula es pura mágia, el mar, las rocas, las gaviotas,el silencio, voy a meditar a menudo y quise compartirlo con ella. Pasamos allí unas horas, le enseñé algo de pranayama y una meditación sencilla de atención a los sonidos. Puede ser tan sanadora la amistad y la compañía, como la medicación de tu médico de cabecera.

Hicimos la foto al sol entre mis manos y apareció en ella ese precioso Orbe de luz rosada con esa forma de un hada en su interior, un efecto lumínoso según algunos y un ser de luz de otra dimensión dificil de percibir por el ojo humano según otros.

Puedes elegir la primera opción, con tu mente racional y segura de la verdad del Ego o, por el contrario, puedes abrir tu cuarto o sexto chacra y ver el mundo con las infinitas posibilidades que se abren ante ti, sin juicios ni pre-juicios y creer que no todo es blanco o negro,  para poder observar la infinidad de grises.

 

 

     www.dianacooper.com

Infinidad de grises...

Aprende a reconocer los Orbes de tus fotografías y a beneficiarte de la ayuda específica que te ofrece cada uno. ¿Has observado en tus fotos alguna esfera luminosa? A menudo, su forma, su color y la complejidad de sus detalles nos hacen pensar que no son reflejos de motas de polvo o de humedad. Mediante sus facultades de comunicación con otros planos, Diana Cooper y Kathy Crosswell nos desvelan que estos Orbes son en realidad huellas de los seres espirituales que nos acompañan y ayudan en nuestro día a día. El libro incluye más de 50 fotografías de Orbes de Ángeles, Arcángeles, Serafines y otros seres, para que al contemplarlo puedas beneficiarte de la energía que nos están aportando.